TalkTel desata revisiones sorpresa del IFT a concesionarios

Compartir

EdifIFT

 

Por Nicolás Lucas

El Economista

TalkTel, un concesionario autorizado desde 2008-2009 para explotar una red pública de servicios de telecomunicaciones y que según su página de Internet oferta soluciones de voz a call centers y corporativos, principalmente, fue sancionado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) con dos multas económicas equivalentes a 1 millón 539,963.68 pesos cada una.

La decisión del IFT sobrevino por unanimidad, luego que los siete comisionados que integran el pleno del regulador coincidieron en lo general en que TalkTel incumplió con una serie de ordenamientos establecidos en su título de concesión y en otras disposiciones de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), como la acreditada presentación extemporánea de información relativa al tráfico de servicios de telefonía y de larga distancia cursado en sus redes, el pago a destiempo de sus obligaciones fiscales que también le permiten operar y de otros incumplimientos relacionados en su colaboración con las autoridades en materia de seguridad y de justicia.

En lo particular, los comisionados definieron que no existen elementos con los que el instituto pudiera presumir que TalkTel violó su título de concesión con el hecho de que el tráfico que viaja por sus redes terminara en territorio nacional, una prohibición expresa en el apartado A-8 del documento que permite a esa empresa operar en México, que de lo contrario la sanción hubiera sido más severa.

Una potencial sanción sobre este particular no prosperó, gracias a las explicaciones de los comisionados Mario Fromow y Arturo Robles sobre que existen otras condiciones de mercado, tecnologías y nuevos instrumentos regulatorios que rigen a la industria en México, así como acuerdos internacionales firmados por el país en temas de tránsito de tráfico sobre las redes con los que se podría establecer que TalkTel no vulneró ese apartado de su título de concesión.

Esta no es la primera vez que el regulador amonesta, multa o declara activos físicos en favor de la Nación luego de haber identificado diversos ilícitos en la industria de telecomunicaciones y de la radiodifusión, pero sí sienta el precedente de que este caso en particular ha animado al IFT a investigar de manera aleatoria qué concesionarios cumplen o no con la normativa aplicable.

De acuerdo con el expediente P/IFT/010617/298, TalkTel fue al IFT a realizar el trámite para conseguir un título de concesión única con el que a futuro pudiera ofrecer otros servicios de telecomunicación, pero se encontró con que el regulador ya le había amonestado en una primera ocasión por incumplimientos previos, que además le seguía una nueva investigación por otros potenciales actos indebidos en el tráfico que corre por sus redes y también como resultado de una queja presentada previamente por Teléfonos de México (Telmex) por mismos temas de tránsito de tráfico que pudieran considerarse como competencia desleal.

Según el expediente, la denuncia de Telmex derivó de que esa empresa identificó que TalkTel faltaba a una serie de regulaciones aplicables a toda la industria en el tránsito del tráfico por las redes de telecomunicación, pero que se agudizan sobre la operación de Teléfonos de México por ser aquél el agente económico preponderante del sector.

“Yo confío que se estará haciendo una serie de programas de verificación aleatorios, porque entonces el que se acerca es el que está más expuesto y otros que no se acerquen a hacer trámites quizá tengan estos o más incumplimientos y nunca lo descubriríamos”, planteó la comisionada Adriana Labardini a los tres colegas que estuvieron presentes en la reunión de ese día.

En un análisis más minucioso de las pruebas halladas sobre TalkTel, el comisionado Adolfo Cuevas halló que la compañía ya había faltado en una primera ocasión a sus obligaciones para con el regulador, por lo que más que una sola amonestación el IFT debía imponerle una sanción económica, pues existían claros elementos para definir una reincidencia de TalkTel en el incumplimiento de sus deberes de concesionario.

“Quisiera que en el acta quedara reflejada… que no hubo infracción siquiera, sino por el contrario, que la consecuencia legal de la infracción detectada, que coincido existió, debe ser la multa y no la amonestación… simplemente no hay constancia de que Tolktel, Talktel, y lo digo en español, Talktel ha sido sancionado previamente”.

El caso TalkTel cerró entonces con que el IFT dará prioridad a “la importancia de que todos los concesionarios estén potencialmente con el mismo riesgo de ser sorprendidos en cualquier incumplimiento y no sólo los que se acercan al instituto”, agregó la comisionada Labardini.

Compartir